09 marzo 2014

Sobre la creatividad

El otro día llegué a un interesante artículo sobre la creatividad en el Huffington Post, 18 cosas que las personas altamente creativas no hacen igual que el resto.

Si repasáis mi blog un poco, veréis que el tema de la creatividad ha sido algo recurrente en mí. En cualquier caso, no creo que me pueda considerar una persona altamente creativa, aunque sí trato de serlo. Quizás, por este motivo, haya encontrado algunas cosas que creo que me hacen referencia en ese artículo.

Así pues, os dejo con una serie de extractos del artículo, que yo he considerado más importantes:

No se trata de generalizar el estereotipo del "artista torturado", pero sí es verdad que los artistas suelen tener una personalidad compleja.
Es cierto que a la gente creativa le resulta difícil conocerse a sí misma, puesto que el yo creativo es más complejo que el yo no creativo, informa Scott Barry Kaufman, psicólogo de la Universidad de Nueva York que ha pasado varios años investigando sobre la creatividad. Las cosas que sobresalen más son las paradojas del yo creativo… Las personas con mucha imaginación tienen una mente más caótica.
Por muy diligentemente que anotemos lo que vemos a nuestro alrededor, el común denominador de todo lo que vemos es siempre, de forma transparente y desvergonzada, el implacable 'yo', escribió [Joan] Didion en su ensayo Sobre tener un cuaderno de notas. Estamos hablando de algo privado, de fragmentos de la cadena mental que son demasiado cortos para usarlos, de un ensamblaje indiscriminado y errático que solo reviste significado para quien lo lleva a cabo.

Este último extracto me recuerda a la entrada que escribí: La importancia de un diario.

Para estar más abiertos a la creatividad, tenemos que ser capaces de usar nuestra soledad de forma constructiva. Debemos superar el miedo a estar solos, escribió el psicólogo existencialista estadounidense Rollo May. [...] [...] Es difícil encontrar esa voz creativa si no mantienes ningún contacto con tu interior ni reflexionas sobre ti mismo.

Muchas de las historias míticas y de las canciones de todas las épocas han sido inspiradas por un drama o por un desamor; lo bueno de estos retos es que al final han servido como catalizador para crear arte. Los investigadores que estudian el crecimiento post-traumático, un ámbito de la psicología en auge, sostienen que mucha gente es capaz de emplear las dificultades y los traumas que sufrieron de pequeños para aumentar sustancialmente su creatividad. En concreto, se ha descubierto que los traumas pueden contribuir a que la gente desarrolle las áreas encargadas de las relaciones interpersonales, de la espiritualidad, el aprecio por la vida, la fuerza personal y, lo que es más importante para la creatividad, la capacidad de exprimir al máximo las posibilidades que te ofrece la vida.

En algún momento de su vida, se ha desmontado la visión que tenían del mundo como un lugar seguro [...], haciéndoles salir a la periferia a ver las cosas de una forma diferente, renovada; es esto lo que conduce a la creatividad [afirma Kaufman].

La gente creativa es insaciablemente curiosa; normalmente, optan por cuestionar cualquier aspecto de la vida, e incluso cuando envejecen mantienen su sentido de la curiosidad. Ya sea mediante una conversación intensa o mediante una reflexión en solitario, las personas creativas observan el mundo a su alrededor y quieren saber por qué, y cómo, funcionan las cosas.
La expresión creativa es la expresión de uno mismo, afirma Kaufman. La creatividad no es otra cosa que la expresión individual de tus necesidades, de tus deseos y de tu naturaleza única.
Soñar despierto nos permite evadirnos del presente, explica Kaufman. La misma red cerebral asociada con la imaginación está vinculada a la teoría de la mente; esta nos permite imaginar lo que está pensando alguien o fantasear sobre cómo será nuestro 'yo' futuro.

¿Qué opináis? ¿Estáis de acuerdo con los extractos que he hecho? ¿Os parece interesante el artículo?

Un saludo,
Morpheus